Intiman a un shopping por el funcionamiento de las escaleras.

BARRIO.
Noticias.
La Agencia Gubernamental de Control intimó a la administración de Devoto Shopping que designe un profesional responsable para que elabore un informe sobre el funcionamiento de las escaleras mecánicas del establecimiento comercial, en especial la número 4, donde varios usuarios sufrieron inconvenientes, como el relevado el lunes 14 Tiempo Argentino que protagonizó la particular Paola Estomba.
Toda la actualidad del barrio
Intiman a un shopping por el funcionamiento de las escaleras.   
Compartir







Relacionadas

Más+




24/4/14

Según informaron a este diario fuentes del organismo del gobierno porteño, los directivos del complejo de negocios ubicado en el barrio porteño de Villa Devoto tendrán 30 días para finalizar esa fiscalización, luego de lo cual la AGC volverá a verificar.

Tras la nota de Tiempo con la denuncia de Estomba, inspectores de la agencia concurrieron al shopping y ordenaron lo establecido en el artículo 21 del decreto 578 que reglamentó el funcionamiento y conservación de ascensores y escaleras mecánicas en el ámbito privado de la ciudad de Buenos Aires. Ese apartado habilita a que el propietario contrate los servicios de un profesional independiente para que a su vez audite los trabajos de conservación y mantenimiento prestados por el conservador, que en este caso es la empresa Maldany SRL.

El hecho en cuestión ocurrió en la tarde del sábado 5 cuando Estomba y su hija de seis años bajaban del tercer nivel en la escalera número cuatro y al llegar al final del recorrido la plancha con estrías que "recibe" los escalones enganchó la sandalia de plástico que calzaba la niña en el pie izquierdo y comenzó a destrozar el plástico.

La madre, ayudada por un hombre, logró hacerle zafar el pie, pero en ningún momento la escalera detuvo su funcionamiento y eso sólo ocurrió cuando el empleado de un local cercano accionó el botón para que frenara de manera manual. Cuando este diario recorrió el lugar verificó que a la chapa en cuestión le faltaba una docena de dientes y presenció cómo enganchaba calzado y botamangas a otros clientes. Estomba denunció en su momento que además de esta anomalía y el trance que sufrió la hija, ambas fueron maltratadas por personal del shopping que ni entonces ni casi 20 días después se habían comunicado con ella para ofrecerle una disculpa y/o reponerle el calzado.

La mujer también cuestionó que en el 147 no se reciben denuncias sobre mal funcionamiento de ascensores o escaleras mecánicas en ámbitos privados. De hecho ni en la AGC ni en la Defensoría del Consumidor tienen registro de presentaciones contra esos centros comerciales por la que todos los días deambulan personas, por lo general, con aire despreocupado.



.