Miley Cyrus se transforma y cambia el curso del pop.

ESPECTACULOS.
Noticias.
Videos polémicos, twerking, hits sin lógica y una carta de Sinéad O'Connor: la chica de tapa de noviembre se enfrenta al mundo así.
Miley Cyrus
Miley Cyrus   
Compartir



Destacadas

Más+

Relacionadas

Más+




19/11/13

Todo niño popstar que crece debe hacer una transición para sobrevivir al recambio de público infantil. Es una deliciosa tradición que, para bien o para mal, da momentos memorables en la cultura pop. Generalmente es una mezcla de despertar sexual con cambio de look y un relativo riesgo artístico. En 2013, toda una generación de princesas Disney nacidas en el 92 tuvo sus respectivos intentos. El de Selena Gomez pasó por separarse de Justin Bieber y actuar en Spring Breakers. Demi Lovato hizo de jurado en American Idol y dejó atrás las noticias de anorexia y la autoflagelación. Pero ninguna fue tan lejos como Miley Cyrus. El mundo se terminó de enterar en la última ceremonia de los Video Music Awards. El que no venía siguiendo los cambios de Miley se encontró de repente con que Hannah Montana era una desquiciada exhibicionista vestida de osito stripper, cantando sobre tomar líneas en el baño y haciendo twerking con la lengua afuera.

A siete años del comienzo de la serie que la hizo mundialmente famosa, Miley cumplió el objetivo de enterrar espectacularmente a la castaña country de pelo largo que hoy sólo sobrevive estampada en mochilas de nena en desuso. En sólo cuatro meses, resucitó una carrera estancada y dominó el 2013 en los rankings y los medios con una seguidilla desafiante de golpes de efecto (sus looks, sus canciones, sus videos, sus declaraciones desprovistas de media training) que dejó al resto de sus contemporáneos como recatados y aburridos. Fue tanta la polvadera mediática de Cyrus que, en lo que respecta a la atención del público al menos, también tapó a Lady Gaga y a Katy Perry, dos popstars establecidas. Quedó bajo el ala de Pharrell Williams, Mike WiLL Made It y hasta de Kanye West, tres de las figuras de la música urbana negra más prominentes. Y también usó en su disco a su ídola Britney Spears. A diferencia de ella, Miley ya viene con la sabiduría que da una familia experimentada en la fama y la industria musical. Su omnipresencia no parece devorarla. Por eso cuando se la acusa de wannabe, apropiadora cultural o "prostituta" (como hizo Sinéad O'Connor en una carta abierta bienintencionada pero pacata), usa la tendencia de los críticos a escandalizarse en su propio beneficio. En algún lugar del mundo, Bieber y otros tantos (o sus equipos de marketing) deben de estar pensando cómo lograr esto para ellos mismos.









LAS DESTACADAS.
Promociones en el Barrio
Más+

IMPERDIBLES.
Lo mas destacado.
Más+

ÚLTIMAS.
Noticias del Barrio
Más+

PARA APRENDER.
Educación
Más+

LOS ÚLTIMOS.
Chimentos
Más+

IMPERDIBLES.
Lo mas destacado.
Más+

SEPTIMO ARTE.
Cine
Más+

DESTACADAS.
Espectaculos
Más+

MUJERES.
Solo para ellas
Más+

???.
Curiosidades
Más+

Imperdibles.
Ellas
Más+

LO ULTIMO.
Tecnología
Más+
.