River llegó a la cima y dejó a Independiente a un paso del descenso.

DEPORTES.
Noticias.
Como un boxeador al borde del nocaut, con la cara magullada por tantos golpes, Independiente vivió el partido con River. Comenzó firme, sólido en defensa y pretensioso en ataque. Pero en esa intención, chocó contra sus propias limitaciones y no pudo lastimar a su rival en los primeros minutos del partido.
River   
Compartir



Destacadas

Más+

Relacionadas

Más+




9/6/13

La pelota pasaba por los pies de Daniel Montenegro, Leonel Miranda y Hernán Fredes y así los conducidos por Miguel Ángel Brindisi hacían ancho el campo para llegar por los costados. Tuvo una situación clarísima en la cabeza de Fredes, que picó en diagonal hacia el centro del área y quedó de cara a Marcelo Barovero, pero su cabezazo fue débil y fácilmente contenido por el arquero de River.

Para colmo de males, tres minutos después, a los 21, en una jugada con mucha fortuna y distracciones, producto de algunos rebotes, Juan Manuel Iturbe abrió el marcador con una suave definición al palo izquierdo de Diego Rodríguez. Independiente acusó ese golpe y no pudo reaccionar más, salvo por un gran disparo cruzado de Miranda que se metía por sobre el cuerpo de Barovero, quien voló y sacó la pelota por arriba del travesaño.

A partir de la apertura del marcador, River se tranquilizó y comenzó a manejar la pelota. Manuel Lanzini tuvo más espacios para habilitar a Iturbe y Rogelio Funes Mori, que contó con una doble chance, neutralizada por Rodríguez.

Así se fue el primer tiempo, con los dirigidos por Ramón Díaz ganando casi sin proponérselo. En el complemento, la historia fue diferente, River se adueñó del partido ante un Independiente que no reaccionaba. El 1 a 0 no garantizaba un triunfo y por eso fue que el gran gol, a los 17 minutos, de Lanzini, que tuvo un gesto técnico bárbaro a la hora de definir, tranquilizó a la gente que volvió a cantar por el campeonato y aprovechó para cargar a sus rivales.

Todo fue a pedir del local que manejaba la pelota a su gusto y sólo se preocupó, por el resultado y no por el juego, después del descuento de Montenegro, en tiempo adicionado. Pero la historia ya estaba juzgada y los pocos centros que cayeron en el área defendida por Barovero no llevaron peligro.

River no dejó pasar otra chance de llegar a la cima y espera, tranquilo, el resultado de Newell's de mañana ante Unión para saber si logra quedar en lo más alto, acortarle distancia a los rosarinos, o mantener la distancia de tres puntos.

Por su parte, Independiente se encuentra arrodillado en la lona, esperando que la cuenta llegue a diez para decretar el nocaut. Deberá esperar que Argentinos no sume tres puntos mañana ante San Lorenzo para seguir con una mínima chance de permanecer en la elite del fútbol argentino.



LAS DESTACADAS.
Promociones en el Barrio
Más+

IMPERDIBLES.
Lo mas destacado.
Más+

ÚLTIMAS.
Noticias del Barrio
Más+

PARA APRENDER.
Educación
Más+

LOS ÚLTIMOS.
Chimentos
Más+

IMPERDIBLES.
Lo mas destacado.
Más+

SEPTIMO ARTE.
Cine
Más+

DESTACADAS.
Espectaculos
Más+

MUJERES.
Solo para ellas
Más+

???.
Curiosidades
Más+

Imperdibles.
Ellas
Más+

LO ULTIMO.
Tecnología
Más+
.