Celular en el auto, peligro sobre ruedas.

MUJERES.
Noticias.
Enviar mensajes de texto o hablar por teléfono aumenta cuatro veces el riesgo de chocar y sufrir lesiones. El sistema manos libres tampoco es recomendable.
Nosotras al volante.    (Ver Video ►)
Compartir



Destacadas

Más+

Relacionadas

Más+




12/6/13

“Mientras se habla por teléfono, aunque sea manos libres, se pierde la capacidad de concentración necesaria para conducir: no se mantiene una velocidad constante, la distancia de seguridad no es suficiente con el vehículo que circula delante y el tiempo de reacción aumenta considerablemente entre medio y dos segundos, dependiendo del conductor”, explican desde la Asociación Civil Luchemos por la Vida.

“Según los datos relevados por CESVI Argentina, el 88% de los siniestros se deben a fallas humanas. De este porcentaje, las distracciones son la segunda causa generadora de siniestros viales”, explica Fabián Pons, Gerente General del Centro de Experimentación y Seguridad Vial Argentina (CESVI) a Entremujeres. “El celular es uno de los elementos que más distraen a la hora de conducir. Debemos ser conscientes que una llamada telefónica que dura sólo un minuto, si se está circulando a la máxima velocidad permitida en una autopista (130 Km/h), significa que el conductor recorrió más de 2166 metros (2,16 kilómetros) sin prestar la debida atención al manejo”.

Un 22% de todos los choques que ocurren en Estados Unidos se producen por conductores que utilizan el celular al momento de conducir, indican estudios de Insurance Institute for Highway Safety (IIHS). El 5% de los conductores estadounidenses habló por teléfono en algún momento del día en 2010. Esto se traduce en alrededor de 660 mil vehículos diarios que fueron manejados, en algún momento, ​​mientras su conductor usaba el celular. El número de conductores que mantienen conversaciones telefónicas casi se triplicaron en ocho años, del 2000 al 2008. En 2009, otra encuesta de la misma fuente arrojó que el 13% de los conductores admitió que envía mensajes de texto mientras se conduce.

“La cantidad de accidentes causados por personas que hablan por teléfono mientras conducen está creciendo en todo el mundo. La atención que demanda la comunicación telefónica, distrae al conductor y la tensión que puede provocar el contenido de la llamada perturba su tarea de conducir, con la consecuente producción de demoras o errores en las acciones”, dicen desde Luchemos por la Vida.

Usar el celular demora el tiempo de reacción

Un total de 3.092 personas murieron en accidentes de tránsito relacionados con alguna distracción durante la conducción, en Estados Unidos en 2010. El uso de celulares fue indicado como un factor que contribuye en un 13% de estos accidentes. De 54 estudios experimentales que utilizaron simuladores de conducción o vehículos instrumentados con cámaras de vídeo, sensores y otros equipos, casi todos afirmaron varias medidas de desempeño de los conductores se vieron afectados por distracciones cognitivas asociadas con el uso del celular, según una revisión de IIHS.

“El tiempo de reacción habitual en conductores concentrados exclusivamente en manejar es de entre 1 y 2 segundos, mientras que para aquellos que además de conducir, envían, leen o redactan mensajes, ese tiempo aumentó a 3 y 4 segundos”, indican desde CESVI. “Esta demora puede parecer insignificante pero es reveladora dado que en una ruta, transitando a velocidades más altas, ese es el tiempo necesario para recorrer una longitud de casi 100 metros”, aclaran.

“La distracción no se relaciona con el ‘tacto’ del volante, sino con lo que sucede a nivel de la atención. Son muchos los conductores que creen que usando estos sistemas eliminan el riesgo de usar celular mientras manejan. Pero la dificultad se presenta en lograr mantener la concentración en dos focos a la vez. Una de las soluciones puede estar en detenerse en un lugar seguro, solicitar una llamada posterior o, en caso de ser posible, derivar la llamada al acompañante”, comenta Pons, de CESVI.

Además, indican que la distracción causada por el uso del teléfono celular produce una dispersión psicológica similar a los efectos que produce la ingesta de alcohol. El 75% de los que utilizan el teléfono mientras conduce no percibe la presencia de peatones, ciclistas y obstáculos que puedan aparecer en la vía pública; y se pierde la atención a las señales en un 70%. También desaparece la noción de la velocidad en la persona que conduce.

Manos libres: no es una opción

Las posibilidades de sufrir un accidente se incrementan cuando el conductor realiza alguna actividad distractiva. Esto incluye, claro, prestarle atención al celular de alguna manera, como atender una llamada, marcar un número, etc. Uno de los principales riesgos es el hecho de dirigir la atención a la charla telefónica, y no –como puede suponerse- al hecho de sostener el aparato telefónico con la mano. Por eso, el sistema de manos libres tampoco es una opción segura.

Desde CESVI insisten que, al hablar por teléfono, se pierde uno de los sentidos fundamentales en la conducción: el oído. “Durante el tiempo de manejo, toda la atención debe estar puesta en esta acción. Hablar por teléfono en cualquiera de sus variantes (manos libres, Bluetooth) distrae e incrementa el riesgo de involucrarse en un siniestro”. En el mismo sentido, desde la Luchemos por la Vida, recuerdan que “la cuestión es tener la ‘mente libre’ de cualquier otra preocupación que no sea la conducción”.

Qué dice la Ley

Si bien la utilización del celular está prohibida por la Ley de Tránsito en cualquiera de sus formas, su uso es frecuente arriba de un auto. “Tomando como ejemplo la Ciudad de Buenos Aires, la Ley Nº 592, en su artículo 6 establece que se aplicará una multa de 200 a 1000 unidades fijas a quienes conduzcan un vehículo manipulando teléfonos celulares o utilizando auriculares conectados a equipos reproductores de sonidos. A su vez, se le descontarán 5 puntos de la licencia de conducir a quienes manejen utilizando celular, mp3 o auriculares”, explica Pons, y agrega que algunos conductores se cuidan por las posibles sanciones y multas, en vez de hacerlo por el riesgo que conlleva para sus propias vidas y las del resto de los ocupantes.

El papel de la tecnología

En muchos casos, los avances en tecnología permiten incorporar dispositivos que contribuyen a mejorar la seguridad activa y pasiva que ofrecen los vehículos, como los sistemas de alerta y advertencia a los conductores. “Éstos están pensados precisamente para intentar evitar o moderar las consecuencias de un siniestro. Pero, más allá de estos dispositivos, se debe descansar un tiempo prudencial antes de iniciar un viaje, hacer las paradas necesarias y evitar todo tipo de distracción. Los sistemas ayudan, pero la actitud del conductor es fundamental”, indica Pons.

Para los peatones, también

¿Tus auriculares son imprescindibles cuando salís de casa? ¿Tenés un viaje largo al trabajo? Es común ver personas que cruzan la calle mientras contestan un mensaje de texto sin prestar atención al tránsito, o algunos que, ensimismados en lo que suena en su reproductor de MP3, no miran al cruzar. Caminan aislados, distraídos y sin escuchar si viene un auto o si alguien les toca bocina.

Si bien los peatones están entre los más indefensos en la calle, es cierto que también comenten infracciones y provocan situaciones riesgosas al cruzar en rojo, corriendo o sin llegar a la esquina. Es importante mirar al cruzar y estar atentos a lo que pasa a nuestro alrededor, ya sea arriba o debajo del auto.



LAS DESTACADAS.
Promociones en el Barrio
Más+

IMPERDIBLES.
Lo mas destacado.
Más+

ÚLTIMAS.
Noticias del Barrio
Más+

PARA APRENDER.
Educación
Más+

LOS ÚLTIMOS.
Chimentos
Más+

IMPERDIBLES.
Lo mas destacado.
Más+

SEPTIMO ARTE.
Cine
Más+