Jesse & Joy, El dúo de los hermanos Huerta.

ESPECTACULOS.
Noticias.
El dúo de los hermanos Huerta, que se hicieron famosos por hits como “¡Corre!”, está en la cresta de la ola del pop latino. Hablaron con Clarín de sus canciones sobre conflictos de parejas y sobre su propia vida afectiva.
Jesse & Joy.   
Compartir



Destacadas

Más+

Relacionadas

Más+




29/5/13

En el momento de la entrevista telefónica, los hermanos Jesse (30 años) y Joy Huerta (26) están en los camarines del Auditorio Nacional de México en la previa de un show que consideran muy importante, antes de llevar su música a los EE. UU., Londres y España. Si bien el reconocimiento internacional es fundamental para el crecimiento comercial de los artistas, nada se compara con tocar en casa. Si afuera se juega la conquista de los nuevos mercados, adentro se celebran los logros: es el refugio.

Pero, alto. ¿Quiénes son Jesse y Joy? Bueno, son los hermanitos mexicanos del hit ¡Corre!

que se escucha en los taxis, que ponen en los supermercados, en los locales de ropa, esa canción que se te pega y te encontrás tarareando por más que no escuches radio ni mires tele y no sepas quién la canta. No por nada estos Pimpinela chicanos ganaron cuatro premios Grammy Latinos por su último y tercer disco de estudio, ¿Con quién se queda el perro?

(2011), incluyendo “Grabación del Año”, “Canción del Año” con ¡Corre!

, “Mejor Álbum Pop Vocal Contemporáneo” y “Mejor Video Musical Versión Corta” con su tema Me Voy. El disco se lanzó en España a mediados de mes. En Argentina estuvieron el año pasado. Vinieron a presentar el disco en el ND Teatro y tocaron en el marco de un festival organizado por Radio Disney en el Luna Park. “Tenemos muchas ganas de hacer una gira formal por allí”, dirá más tarde Joy.

Volvamos a la entrevista. Los hermanos están detrás del escenario, mientras se arma las luces, en los camarines, cada uno está con un celular pegado a la oreja y su manager desde las oficinas de Warner Music de México trata de ligar la llamada. Hay interferencia, se corta. Vuelven a conectarnos. La voz de Jesse se escucha muy lejos y Joy parece que habla metida en un placard. De repente, Jesse dice algo y alguien ríe. Sí, Joy está ahí.

Ahora están en la cresta de la ola, pero me imagino que habrán hecho un largo camino... ¿Cómo fue que empezaron a hacer música?

Jesse: En casa jugábamos a que teníamos una banda. Usábamos las raquetas de tenis como si fueran guitarras y agarrábamos cosas de la cocina y hacíamos como si fuera la batería.

Joy: Poníamos una música y hacíamos playback, tocábamos sobre las canciones. ¡Sí, así aprendimos!

Jesse: Igualmente, Joy, canta así desde que tengo memoria. Yo ahora tengo una nenita de diez meses y tararea todo el día como cuando Joy era chiquita.

¿Qué música escuchaban?

Jesse: Crecimos escuchando Creedence, Neil Young, Johnny Cash, Aretha Franklin y The Carpenters por nuestra mamá norteamericana, y Los Panchos por nuestro papá mexicano -ambos son maestros-, y parece que todo eso quedó macerando en nuestras cabezas.

¿Cuándo empezaron a tomarse la música más en serio?

Jesse: Recién en 2001 hice una melodía y le dije a Joy por qué no le poníamos letra juntos. Ahí empezamos a grabar nuestras primeras canciones y no paramos de hacer canciones en la casa.

¿Cómo llegan a Warner?

Jesse: Yo jugaba baloncesto y un amigo del equipo me hizo el logo. Empezamos a pasar nuestro disco entre nuestros conocidos hasta que llegó a Warner y después nos llamaron.

¿A qué creen que se debe el éxito de la música pop mexicana?

Jesse: Creo que estamos viviendo un momento de la música muy especial. Hoy en día, la gente está abierta para escuchar cualquier cosa. Bandas independientes con propuestas increíbles que no se limitan a la radio. Con Internet se ampliaron muchísimo los medios de difusión...

Ahora que se profesionalizó el trabajo, ¿hay algo que extrañen de sus inicios?

Jesse: Ahora jugamos, pero ya no con raquetas, sino con guitarras de verdad. Siendo profesionales, tenemos una responsabilidad mayor. Nos pagan por subirnos al avión, por dejar a nuestra familia, por pasar horas sentados en un micro o hacer entrevistas, pero el momento en el que subimos a un escenario... ¡Eso sí lo hacemos por gusto!

Los videos de Jesse & Joy tienen una fuerte producción cinematográfica. En ¡Corre!

se cuenta la historia de una pareja de jugadores de apuestas. Mientras la chica se entera de que quedó embarazada, el varón sigue jugando y arriesga todo lo que tienen, hasta el anillo de casamiento. El final no es feliz. “ ¡Corre!

es una canción sobre una separación de alguien que dice ‘Hasta aquí, no’. No necesitamos estar con alguien para estar completos, no está bueno estar con alguien que no te hace bien”, dice Jesse. En Llorar, el hombre de la pareja descuida a su mujer y ella se va con el jefe de él que la pretende, pero ella, luego de un encuentro que prometía ser muy hot , se arrepiente por amor, por culpa, por moral, todo eso mezclado. Finalmente, el joven parece recapacitar. “La perversión no sería una salida a la crisis amorosa”, dice Jesse poniendo a la mujer del video en falta.

¿A qué se debe la producción en sus videos?

Jesse: Somos muy fanas de las películas de Hollywood desde niños. Desde nuesto primer video (Espacio sideral, filmado en Buenos Aires), quisimos hacerlo. Estamos cien por cien involucrados en la temática. Siempre pensamos en hacer una canción que transmita el corazón y que sean historias que pueden suceder hoy en día.

Son un poco melancólicos, ¿no?

Bueno, un poco. Melancólicos sí, pero tampoco cien por ciento dramáticos. Escribimos de lo que nos ha pasado y lo que nos pasa.

¿Y ustedes cómo están a nivel pareja?

Jesse: Yo estoy casado y tengo dos nenitas, ¡pero Joy está solterita!

Jesse entrega a su hermana y antes de que se corte, de fondo se escucha una gran carcajada.



LAS DESTACADAS.
Promociones en el Barrio
Más+

IMPERDIBLES.
Lo mas destacado.
Más+

ÚLTIMAS.
Noticias del Barrio
Más+

PARA APRENDER.
Educación
Más+

LOS ÚLTIMOS.
Chimentos
Más+

IMPERDIBLES.
Lo mas destacado.
Más+

SEPTIMO ARTE.
Cine
Más+

pcdest

.