Fabiana Cantilo: “Estoy en una época muy sensible”

ESPECTACULOS.
Noticias.
La cantante más representativa del rock nacional presenta su disco “Ahora” y estrena un clip dedicado a Spinetta, el viernes. A Fabiana Cantilo le cuesta quedarse quieta. Antes de sentarse definitivamente frente al grabador, saca algunas cosas de la mesa ratona que monopoliza el pequeño living en su casa de Acassuso, revisa su vestuario, sugiere métodos para sacar, “sin matarlo”, el pájaro que hace un rato se metió en el baño y chequea el paradero de sus gatos.
Fabi.

Compartir



Destacadas

Más+

Relacionadas

Más+

15/5/13

“Ahora estoy obsesionada con el orden”, dice, en un contexto que presenta como “de recambio”, que incluye dos presentaciones en el ND Teatro, los próximos dos viernes, en el marco de la gira Excelsior 2013.

“Una va aprendiendo. Cuando una va durante toda su vida en busca de ser una mejor persona, porque hay algo que te lleva, una ética, aunque, como a mí, te cueste más encontrarla, en un momento hay recompensa. Y yo estoy encontrándome con eso. Todos tenemos problemas. No existe la familia perfecta. Los seres humanos son malísimos, horribles; hay algunos que son buenos y otros, espantosos. El mundo es un horror, se está pudriendo todo; y hay algunos seres que estamos tratando de darle luz, y otros que no”, sintetiza.

Entre esos “seres” de luz, Cantilo incluye a Luis Alberto Spinetta, a quien le rendirá un homenaje en los shows, con el estreno del video clip del tema Rayo de Luz, incluido en Ahora, su álbum más reciente.

¿Cómo surgió la idea de hacer el clip?

Fue una propuesta de mi nuevo manager, y la tomé enseguida. Es una réplica de otro que había hecho muchos años atrás, con Nahuel Llerena, y que a la Warner no le gustó. Aquella vez me había metido en bolas en la bañera. Esta vez lo hicimos en la pelopincho, con flores compradas, todo bien. Es la revancha.

Además, con tu dirección.

Sí. Lo filmamos de manera artesanal, pero con todos los detalles. Algo así lo único que tiene que tener es belleza y buena dirección. Y ahí entro yo, que soy una histérica.

“La canción la había escrito para Luis, sin saber lo que le estaba pasando”, cuenta la cantante, que no oculta su sentimiento hacia el Flaco: “Yo lo amaba, como una fan.”

¿Cuál fue tu relación con él?

La primera vez, lo vi en un recital de Pescado Rabioso. ‘Fabiana, ¿le gusta la música progresiva?’, me preguntó mi prima, Patricia Bullrich. Porque nos tratábamos de ‘usted’; no por pelotudos, sino por tradición familiar. Y me llevó. Yo no entendía nada. Esos hombres con camisolas y pelos largos…

¿Y cuándo lo conociste?

Cuando estaba en los estudios Del Cielito, con las Bay Biscuits, grabando Superlógico con Los redonditos de ricota. Lo vi y me quedé dura. Pero recién cuando grabaron La la la con Fito, lo conocí más y nos hicimos amigos. De todos modos, cuando estaban juntos, yo era como un mueble. Sufría un montón. Pero bueno, ellos eran Fito y Luis... y yo era Fabi, ¡idiotas! (Risas)

La canción es una declaración de amor.

¡Platónico! Luis era un ser único, que estaba con su mundo, y no sabía lo que yo sentía por él. Después de la etapa de La la la nos seguimos viendo por cosas de la vida; me llamó a grabar una vez, pero nunca fuimos amigos íntimos. No era como con Charly (García) o Fito (Páez), a los que les puedo decir que no me rompan las pelotas. Con Luis y con Gustavo (Cerati) era distinto. Pero, a mí me cuestan las mañanas, anímicamente. Sin embargo, una vez que coincidimos con Luis en un festival, en Chile, yo era feliz pensando que me lo podía cruzar por ahí. El estaba con su novia, pero a mí me hacía feliz saber que podía cruzármelo. ¿Llegaste a mostrarle la canción?

No. Y no puedo creer que ya no esté.

Cantilo advierte que si sigue con el tema, va a llorar. Y la charla cambia de curso. “Estoy en un viaje espiritual re grosso, en el que estoy entendiendo que la misión de la gente famosa es aportar un servicio a la comunidad. Ir a cantar, para mí, es muy fácil. Yo quiero que la gente se dé cuenta de que no sólo se trata de recaudar plata. La gente necesita que vayas y le preguntes cómo está, cómo están sus hijos, si los podés ayudar en algo. Esto empezó hace poco, porque hay que recorrer un camino para llegar a ese punto. Estoy en una época muy sensible de mi vida. Cuando te vas enfrentando a la realidad, te das cuenta de que no es linda”, explica.

¿Antes no la enfrentabas?

Antes estaba más en la luna. Pero, cuando vas creciendo y sos una persona que está más limpia en alma y cuerpo –no hace falta que te explique de qué estoy hablando porque ya se habló mucho del tema-, empezás a pensar mejor. No pensás tanto en vos. Te corrés un poco de vos y el ego se va.

¿De dónde sale el nombre “Excelsior”, para la gira?

De la película El lado luminoso de la vida, que me pareció genial.

Excelsior también era un grupo de ex-superhéroes adolescentes que, en un comic, apoyaban a jóvenes con poderes, para que se integraran a la sociedad.

No existe la casualidad. A mí me gustó la palabra. Es una palabra positiva. Pero, con este dato, me gusta más aún. De todos modos, yo vengo de las pléyades. Los que sepan del tema, van a entender, y los que no, dirán que estoy loca. No me importa; ya dijeron de todo. Ya estoy de vuelta de eso



Etiquetas:


.