“Maravilla” Martínez quedó en deuda.

DEPORTES.
Noticias.
Sergio Martínez retuvo el título mediano CMB al ganar por fallo unánime sobre Martin Murray, quien dejó una mejor imagen.
Maravilla Martinez.

28/4/13

El silencio de los 40 mil espectadores en los minutos finales del combate, justo cuando más precisaba del aliento de su gente Sergio “Maravilla” Martínez, resultó el mejor veredicto.

El recuento de los puntajes le otorgó un excesivo premio al campeón mundial de peso mediano (CMB), que estuvo muy lejos de sus mejores noches. Tal vez haya sido un castigo para la falta de inteligencia y decisión de Murray, quien viéndose más fuerte nunca tuvo el impulso para buscar una victoria categórica que lo eximiera de sorpresas. El comienzo favoreció a un “Maravilla” que asumió la iniciativa agazapado y a cara descubierta, mientras su adversario lo esperaba erguido, con la guardia bien cerrada y amagando con un contragolpe que nunca llegaría a concretar.

Llamó la atención esa postura inicial de Murray, tal vez especulando con que la pelea larga le abriría alguna rendija, por un desgaste de una rodilla derecha todavía convaleciente o por un exceso de confianza del monarca. Martínez se repitió con su izquierda arriba y recién en el tercer round el británico se animó a soltar un par de golpes. Los tres primeros capítulos (todos 10-9 a favor del campeón según la evaluación de Mundo D) parecían encaminar las cosas hacia una victoria previsible.

Pero la historia cambió en el cuarto capítulo. “Maravilla” viró su estrategia hacia la espera y dejó crecer al europeo, que se prendió un par de veces y empezó a darse cuenta de que sus toques, golpes o lo que fueran podrían hacer mella en su anfitrión. Murray fue creciendo en determi­nación e intensidad, aunque sin salirse demasiado de su planteo timorato, y empezó a complicarle las cosas a Martínez. A esta altura era evidente que el quilmeño empezaba a sufrir la pelea, porque no encontraba la distancia para marcar supremacía y porque lo arrinconaron y le hicieron sentir algunas manos. Así fue entre el tercero y el sexto asalto, tramo en el que Murray volvió el legajo a fojas cero con un triple 10-9 a su favor. Advertido de que la pelea se le hacía cuesta arriba, el campeón arengó a su público y buscó salir del mal momento a partir de su oficio y de su mayor inteligencia en el séptimo pasaje (10-10). Después llegó el momento de zozobra, en el octavo, cuando Murray lo agarró mal parado al argentino con un cross de derecha, lo que le hizo ganar ampliamente ese segmento (10-8).

Se esperaba la embestida del inglés ante un Martínez confundido y superado, pero el local logró recomponer su imagen utilizando más la cabeza que los puños, impidiendo la derrota. El tercer cuarto de la lucha dejó un saldo favorable para el campeón (10-9, 10-10 y 10-10), pero el final quedó abierto para cualquier cosa. Los últimos tres minutos eran para no correr riesgos, aunque las tarjetas no estaban seguras. Había que llegar al campanazo, pero Martínez no pudo con su genio y salió a intercambiar golpes.

Varió el repertorio y sacudió a Murray con una derecha. Ya faltaba poquito y el nocaut no sería posible, pero sí un 10-9 para igualar el conteo en 115-115, según nuestra perspectiva. A tono con una noche pasada por agua, los cómputos de los jurados le cayeron como llovido del cielo.

Etiquetas:
Maravilla Martinez

.