La magia del maestro "René Lavand" en cine.

SOCIEDAD.
Noticias.
Néstor Frenkel, director de este documental sobre el mítico ilusionista, habla del filme, que se estrena el jueves.
Rene Lavand.

30/4/13

“No se puede hacer más lento”.

La frase pertenece a Héctor René Lavandera, más conocido como René Lavand, el ilusionista argentino que, con 85 años, sigue cautivando a públicos del mundo.

A pesar de que transmutó, como por arte de magia, la falta de su mano derecha en una proeza técnica asombrosa, Lavand no se considera un mago. Prefiere definirse como lentidigitador -ilusionista con manejo de dedos lento-, por oposición al prestidigitador, que mueve los dedos presto (rápido). Para él su trabajo es un juego que persigue “la belleza de lo simple”.

“No se puede hacer más lento”, repite como un mantra este hombre que de joven dejó de jugar a las cartas al darse cuenta de que con su técnica podía hacer trampa. En El gran simulador, que se estrena el jueves, Néstor Frenkel (Construcción de una Ciudad, Amateur) lo retrata sin romper ningún hechizo.

¿Cómo llegás a Lavand?

De casualidad: me topé con él hace dos años en el Festival de Cine de Tandil; es una “súperpersonalidad” de allá, como Del Potro. Al verlo me quedé duro; recuperé la emoción que sentía de chico cuando aparecía en la tele con ese aire de dandy, ese charme internacional.

Me vieron tan impactado que quisieron presentármelo, pero me dio tanta timidez que me fui. Me quedé pensando que tenía que hacer algo… a las dos horas me presenté en su casa.

¿Ahí arrancó el proyecto?

Sí; me recibió con su mujer, muy amables. Al tiempo nos mudamos con el equipo al lado de su casa; fue una convivencia de tres semanas. La idea era retratarlo en su vida cotidiana, incluso cuando iba al médico. Eso sí, no permitía que lo interrumpiera durante su juego porque hace montones de cálculos, repitiendo una fórmula exacta mientras manipula los naipes, como una ciencia.

Un amigo de él -que sale en el filme- describe lo que hace como un “recitativo sacramental”: René sería un alquimista que, al recitar su discurso como un “sacramento”, modifica la realidad.

¿Intentaste descubrir alguno de sus secretos técnicos?

No; me gustaba creer que era magia y quería sentir ese misterio. Con su ilusión, más la ilusión del cine, me dio la posibilidad de mostrar al final el truco supremo que a él le gustaría hacer… ¿Qué opina Lavand de magos como Copperfield?

Cuenta la leyenda que en un show de René, Copperfield reservó toda la primera fila y fue al camarín a darle su reconocimiento. Cuando les propusieron entrevistarlos juntos, René dijo: “Este señor hace algo con lo que yo no tengo nada que ver; viaja con tres toneladas de equipaje, y yo viajo con un mazo en el bolsillo”.

Etiquetas:
Rene Lavand

.